mail

El Cycle Chic un movimiento cultural que consiste en aunar estilo, personalidad y transporte autopropulsado. Te contamos su historia y como una foto en Flickr cambio la cultura de la bici urbana para siempre.

Primera foto del movimiento Cycle Chic. “Mikael Colville-Andersen“. Copenhague 2006.

El fenómeno del Cycle Chic empezó por casualidad, un día que Mikael Colville-Andersen, un canadiense afincado en Copenhague, se cruzó con una chica perfectamente maqueada con bota de tacón, falda de cuadros, un elegante abrigo oscuro y un bolso de cuero en el trasportín trasero. Todos estos componentes iban unidos a una bicicleta clásica que no le restaba estilo, sino que lo subrayaba y reforzaba.

Colgó la foto en Flickr sin darle más importancia. Cuando llego a su oficina la foto en cuestión había causado un gran revuelo, comentarios, preguntas y mucha atención. Sobre esta casualidad nació “Copenhague Cycle Chic” un blog para compartir fotos de los ciclistas de Copenhague. Su intención era resaltar el hecho de que los ciclistas urbanos no renunciaban a la ropa y complementos de moda cuando usaban su medio de transporte favorito.

El cycle chic = copiar tu propio estilo al de tu bici. En la foto: Contini restaurada con manillar de madera Euler.

“En el Cycle Chic no hay normas, sólo tu estilo y la bicicleta”.

Al contrario de lo que se suele pensar el Cycle Chic no significa que tengas que ir como un pincel cuando montes en bicicleta. Significa que si sueles ir hecho un pincel, no te tienes que enfundar Lycra con todo lo fluorescente que tienes por casa para ir en bici al trabajo.

La primera norma que debes conocer es que no hay normas. No es necesario tener una vestimenta particular para poder disfrutar de tu bicicleta y, en consecuencia, no tienes porqué abandonar tu estilo personal, sea cual sea, para moverte a dos ruedas por la ciudad.

No necesitas disfrazarte para montar en bici. Sigue siendo tu mismo y tu bici te lo agradecerá. En la foto: Cinelli Mash con bullmoose edición Hulla70.

“El Cycle Chic es equilibrio entre bicicleta y su dueño”.

Hay tantas bicis distintas como tipos de humanos. En el Cycle Chic la bici se convierte en una extensión de tu estilo. De la misma forma que no te podrías un traje con tus Chiruca del día a día, esa bici de montaña de la comunión no debería acompañarte cuando vas vestido como un gentleman. No tenemos nada en contra de tu bici de la comunión, es que el Cycle Chic es equilibrio entre bici y dueño. Con pequeños detalles (que comienzan en limpiar la bici regularmente), accesorios y componentes elegantes, puedes convertir tu bici en un elemento más para expresar tu personalidad.

Una vez hemos comprendido este punto básico, ya podemos cambiar el chip: Si lo tuyo con las camisas y zapatos, deja ese chalequito fluorescente en casa. Si las gafas de Sol que te gustan son Ray-ban déjate de gafas deportivas para montar en bici. Lo importante es que sigas siendo tú mismo mientras usas la bicicleta, disfrutando de tu estilo, también mientras te mueves en tu bici por la ciudad.

Un referente del cycle chic es la diseñadora Agyness Deyn, para quien las bicicletas son parte de su estilo.

“Cycle Chic en España, una red en crecimiento”.

Como decíamos, la ciudad donde se inició este movimiento fue Copenhague, pero muchas grandes ciudades de todo el mundo se han apuntado a esta nueva forma de entender las bicicletas. Esto ha tenido especial relevancia en las ciudades que fomentan el uso de este tipo de transporte y crean infraestructuras apropiadas para el uso urbano de las bicis. Por ello, no nos sorprende que Ámsterdam sea uno de los lugares donde más ha triunfado este estilo.

En España encontramos cada vez más lugares en los que movernos en bicicleta cómodamente. Muchas son las ciudades que se han unido a esta tendencia abriendo sus propios blogs para compartir imágenes de la nueva moda. Barcelona y Valencia la han abrazado sin miramientos, pero también Madrid, Almería, Sevilla, Huesca o Vitoria se han animado a compartir sus propias fotografías de ciclistas.

No necesitas disfrazarte para montar en bici. Sigue siendo tu mismo y tu bici te lo agradecerá. En la foto: Benotto pista, edición “Campeón del Mundo” con manillar de madera Euler.

Es a través de los blogs donde el Cycle Chic va creando una comunidad creciente y cada vez más presente en nuestro entorno. Estas herramientas online se utilizan para realizar quedadas en las ciudades, de forma que no solo se dan a conocer, sino que además descubren nuevas rutas a dos ruedas por los lugares más emblemáticos de la ciudad.

Ahora ya conoces el movimiento Cycle Chic, cada vez que veas por la calle alguien que te llame la atención, tanto bicicleta como ciclista en perfecta sintonía, piensa en Mikael Colville-Andersen y como la lío con su foto.

“de un vistazo”.