mail

Tengo tres bicis y vivo en un piso de 70m2, cada una es para una cosa (carretera, montaña y una fixie), me encantan y me gusta verlas cuando están en casa, (en realidad cuando las monto las disfrutan los demás). El problema está claro y no es nuevo ¿cómo las puedo acomodar sin que estén amontonadas en un rincón, o viviendo en la sombra en un garaje mugriento? puedes empezar con expositor para bicis:

La opción más fácil y rápida: Aprovecha la entrada.

Puede que vivas en un piso pequeño, pero en la entrada seguro que tienes un espejo, un perchero y un mueble para dejar las llaves y las gafas, ahí tienes sitio para una bici (o varias) si sabes verlo.

Si instalas un expositor para tu bici con almacenaje tienes las dos funciones cubiertas, te ahorras el mueble de la entrada y tienes tu bici colocada en el sitio que se merece.

Lo bueno de este espacio es que no tienes que pasear la bici con las ruedas mojadas por toda la casa y además suele tener una proporción y medidas perfectas para colocar una bici.

La entrada, la opción más fácil para colocar tu bici. En la foto: Cova expositor de bicis con almacenaje.

La entrada, la opción más fácil para colocar tu bici. En la foto: Cova expositor de bicis con almacenaje.

Pasillos, escaleras y zonas de paso: La opción inteligente.

Si el espejo de la entrada es intocable, puedes aprovechar cualquier zona de paso que haya en tu casa (si es que el ancho te lo permite). En España se abusa un poco de los pasillos, muchos arquitectos te dirán que eso es tirar espacio así a lo tonto, pues no, es el sitio perfecto para colocar bicicletas a diestro y siniestro.

La longitud no va a ser un problema, una bici puede medir unos dos metros y los pasillos suelen tener casi todo el largo de tu piso para distribuir el espacio. Por normativa los pasillos tienen que medir un casi 1 metro de ancho, si ese es tu caso puede que lo tengas complicado porque una bici de carretera suele medir unos 40-44 cm de ancho y eso significa que la mitad del pasillo te ha volado. Si la colocas a suficiente altura puede que salves la situación pero ya es más arriesgado. Si tu pasillo es un poco más generoso tendrás la posibilidad de colocar todas tus bicis en el mismo sitio y eso no se paga con dinero.

Pasillos y zonas de paso, si el ancho del pasillo te deja es la mejor opción. En la foto: Cova.

Pasillos y zonas de paso, si el ancho del pasillo te deja es la mejor opción. En la foto: Cova.

La opción “single” o la pareja sin hijos. El estudio-trastero.

Si eres de los afortunados que tienen una habitación sin uso definido (de momento), tienes espacio suficiente para empezar tu propio museo de la bici. Estas habitaciones suelen llamarse, “estudios”, “habitaciones de invitados” o directamente “trasteros”, en este caso pueden ser uno y trino, tu lo puedes llamar “estudio” tu madre “habitación de invitados” pero las cajas de la mudanza y las maletas hacen que se gane el nombre de trastero. Sea cual sea su naturaleza puedes despejar una pared para tener organizadas tus bicicletas en sus correspondientes expositores.

No es para todos, pero algunos tienen una habitación libre sin saber para qué. En la foto: Cova expositor para bicis.

No es para todos, pero algunos tienen una habitación libre sin saber para qué. En la foto: Cova expositor para bicis.

Poco probable pero heroico, El salón.

No, la mayoría de nosotros no vivimos en lofts inmensos de una sola habitación, pero es posible que el salón sea el espacio en el que tengas las paredes más largas. Colocar en un expositor decente una de tus bicis puede ser una opción muy interesante si quieres más a tu bici que a la foto de la comunión de tu sobrino. Puedes eliminar todos los recuerdos de bodas, cuadros de payasos, escenas de cacería y destinar esa pared a exponer tu bici con orgullo. De esta forma todo humano que entre en tu casa sabrá que eres un ciclista de verdad y te dará pie a contarle tus batallitas de la Quebrantahuesos, L’Eroica o el Criterium de Barcelona.

En el salón tienes sitio de sobra para tu bici si quitas los cuadros de bodegones…. En la foto: Cova.

En el salón tienes sitio de sobra para tu bici si quitas los cuadros de bodegones…. En la foto: Cova.

La última opción (o la primera si quieres fundir instagram): el dormitorio.

La última es para valientes, gente enamorada de su bici hasta límites sospechosos. Si tienes un dormitorio de dimensiones generosas y sólo lo usas para dormir, estás desaprovechando espacio a cholón. La gente mete sillones, cómodas y demás muebles clásicos que no has llegado ni a pisar. Si aprovechas una de las paredes para colocar tu bicicleta en un expositor para bicis, dormirás todos los días como el guerrero que vela sus armas y además serás el más molón de instagram, más incluso que la foto con la bici en la bañera o en la cama.

*NOTA: no recomendable si no duermes sólo, en verano se sale muy temprano, y hay locos que disfrutan de dormir los domingos hasta tarde…

Velar las armas mientas duermes, tu bici en el dormitorio. En la foto: Cova expositor para bicis en acabado negro.

Velar las armas mientas duermes, tu bici en el dormitorio. En la foto: Cova expositor para bicis en acabado negro.

Probablemente si viviera en una casa de 400m2 con jardín y garaje tendría el mismo problema que tengo ahora, seguiría coleccionando bicis por encima de mis posibilidades. ¿Esto por qué? porque a unos le da por los dedales, a otros por los cromos a mi me han enamorado las bicicletas, todas son diferentes y lo bueno es que las puedes disfrutar en la calle.

Colección Embacher. Joyas ciclistas de todos los tipos y épocas.